La cajita de Reiki

La técnica de la cajita Reiki o el cuaderno de Reiki es una de las prácticas más simples y más eficaces que nos podemos encontrar. Es una práctica orientada hacia nosotros mismos, una herramienta que nos ayudará a crecer como personas, pero que también conlleva una gran responsabilidad. Esta técnica consiste en pedir al Universo todo aquello que deseamos por medio de la energía Reiki. Es habitual en muchas culturas pedir cosas o favores a la divinidad, ya sea mediante plegarias, rituales u ofrendas. Aquí haremos lo mismo pero utilizando un cuaderno o una cajita, los símbolos de Reiki y la imposición de manos.

Esta técnica funciona más allá de nuestras creencias. Da lo mismo si somos cristianos o musulmanes, o no creemos en nada. Sin embargo, lo único necesario es tener la certeza que aquello que pedimos ya se nos ha concedido. La mejor manera de pedir es utilizando la acción de gracias, es decir dando las gracias por adelantado. Para hacer la técnica de la cajita Reiki utilizaremos esta forma de petición. Consiste en escribir en un cuaderno o en una hoja de papel todo aquello que queramos pedir. Ya sea curación, algo material, comprensión, sabiduría, libertad, trabajo, etc. Cuanto más concreta sea nuestra petición más efectiva será. Pero hay que tener en cuenta que no le podemos quitar nada a nadie. No podemos pedir una cosa que ya es de otra persona. El hacerlo nos traería graves consecuencias a nivel kármico para nosotros, que se pueden manifestar incluso ya en esta vida. Sé cuidadoso y piensa bien aquello que pidas. Intenta que tus peticiones sean para el bien de todos los implicados y no sólo para el tuyo.

 

La Cajita Reiki

Esta técnica consiste en introducir en una cajita nuestras peticiones junto con los símbolos. Necesitaremos una cajita de unos 10x10 cm aprox. Tres papelitos cortados o doblados para que quepan dentro de la caja y la hoja de peticiones. A cada uno de los papelitos que hemos recortado, le dibujaremos un símbolo junto con su nombre. De este modo al final tendremos tres papelitos que contendrán dibujados el Cho-Ku-Rei, el Sei-He-Ki y el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen. Seguidamente los colocaremos boca abajo y los pondremos en la cajita, poniendo primero el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen, después el Sei-He-Ki y finalmente el Cho-Ku-Rei. Encima de los símbolos le colocaremos la hoja con las peticiones, doblándola si es preciso hasta que quepa en la cajita. Cerraremos la cajita y le introduciremos los símbolos energéticamente, es decir visualizándolos e introduciéndolos, y le haremos 5 minutos de Reiki. A partir de este momento la cajita ya está activada, ahora tan solo nos falta hacerle Reiki con regularidad para que nuestras peticiones se cumplan.

El cuaderno Reiki

La mecánica es muy parecida a la de la cajita, pero aquí lo haremos utilizando un cuaderno. Necesitaremos un cuaderno que sea más o menos manejable, es decir, pequeño, de tapas duras preferiblemente y que tenga al menos unas 50 hojas. A la primera hoja le dibujaremos el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen junto con su nombre, a la siguiente hoja el Sei-He-Ki y a la siguiente el Cho-Ku-Rei, siempre acompañando el símbolo con el nombre. Dentro escribiremos nuestras peticiones. Como tenemos varias hojas, podemos aprovechar y a cada hoja ponerle una temática, como por ejemplo: peticiones espirituales, materiales, de familia, trabajo, etc. En la última pagina del cuaderno dibujamos el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen junto con su nombre, en la penúltima hoja el Sei-He-Ki y en la anterior a ésta el Cho-Ku-Rei, siempre poniendo el nombre junto al símbolo. A continuación dibujaremos con la mano los tres símbolos y los activaremos para finalmente insertarlos en el cuadernos. Haremos 5 minutos de Reiki al cuaderno y ¡ya está! Ya tenemos el cuaderno activado y operativo, ahora sólo es cuestión de hacerle Reiki de forma regular.

Artículo escrito por Miquel Vidal.