Usos no terapéuticos de los símbolos

Aquí podrás encontrar diferentes aplicaciones de los símbolos de Reiki, sobretodo orientada a los símbolos del segundo nivel: Cho-Ku-Rei, Sei-He-Ki y Hon-Sha-Ze-Sho-Nen. Aunque la misma técnica puede ser aplicada con otros símbolos del sistema Reiki Usui, o incluso de otros sistemas.

 

Purificar alimentos y medicamentos

Empezaremos trazando un Cho-Ku-Rei sobre el alimento o medicamento, de esta forma potenciaremos sus cualidades positivas. A continuación, trazaremos un Sei-He-Ki para purificar, de este modo disminuiremos o eliminaremos las cualidades negativas del medicamento o alimento. Finalmente, trazaremos otro Cho-Ku-Rei para potenciar el Sei-He-Ki. Pondremos las manos sobre el alimento o medicamento unos instantes canalizándole energía. De aquí viene originariamente la bendición de los alimentos, aunque con el tiempo se ha perdido su valor real.

 

Limpieza de casas y espacios

Para limpiar una habitación o lugar, seguiremos el siguiente sistema. Trazaremos un Cho-Ku-Rei en cada pared, al techo y en el suelo. De esta forma estaremos protegiendo el lugar de energías negativas. Seguidamente, dibujaremos un Sei-He-Ki muy grande en el medio de la habitación, para purificar el lugar, seguido de un Cho-Ku-Rei para potenciar el Sei-He-Ki. En las casas, podemos utilizar esta técnica incidiendo especialmente en las esquinas, desagües, chimeneas, ventanas, puertas, etc. Una vez que hemos trazado los símbolos, llenaremos la habitación de luz enfocando nuestras manos por los diferentes espacios, primero llenaremos la habitación de luz violeta, después de luz blanca y finalmente de dorada. De este modo estamos limpiando, cargando de energía y creando una protección para la habitación. Si entras en una habitación que notas que está muy cargada energéticamente, en sentido negativo, es recomendable que antes de proceder a su limpieza te protejas bien con el uso de Cho-Ku-Rei o llevando encima una turmalina negra.

 

Presencias de seres no encarnados

Si en algún momento sientes la presencia de uno de estos seres, lo primero que tienes que hacer es no tener miedo. Ya que el hecho de que sea un ser no encarnado no significa que sea más poderoso que tu. Al contrario, ya que nosotros sí estamos encarnados, tenemos preferencia en el mundo de la materia antes que él. Si nos encontramos en esta situación, nos conectaremos con la energía Reiki y nos llenaremos de luz. Pediremos ayuda a nuestros guías y proyectaremos un Cho-Ku-Rei y un Sei-He-Ki hacia el lugar donde sintamos la presencia. Enfocaremos las manos hacia ese lugar y nos imaginaremos como ese ser se va llenando de luz. Seguidamente, le diremos que se vaya hacia la Luz ,que allí le están esperando. Recuerda que este ser no es más que un hermano que se ha perdido en el camino de después de la muerte. Y haciendo esto, estás ayudándole a reencontrar su camino. No tengas miedo y hazlo todo con mucho amor. Recuerda que el miedo es el contrario del amor, y mientras el amor esté contigo, no tendrás nada que temer.

 

La meditación

Podemos utilizar el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen para entrar en un estado de profunda relajación. Lo dibujaremos muy grande delante nuestro y nos imaginaremos que nos fusionamos con él. Después nos imaginaremos un tubo de luz que baja del cielo y nos entra por el Chakra Corona y nos sale por el Chakra Base, y de allí llega al centro de la Tierra. A continuación, visualizaremos como baja la Energía Universal a través de este tubo y nos llena de luz. Podemos extender esta parte, dividiendo el cuerpo en partes, es decir, primero llenamos la cabeza, después el cuello, los brazos, etc. Seguidamente empezaremos la meditación con cualquiera de las técnicas que utilicemos.

Las plantas

También podemos hacer Reiki a las plantas para beneficiarlas en su desarrollo. Como seres vivos y energéticos que son, también son sensibles a la Energía Universal. Podemos hacerle Reiki a las semillas, a la maceta donde está la planta para que así llegue a las raíces, al tronco, a las hojas o a su aura. Para potenciar la transmisión de energía podemos utilizar el Cho-Ku-Rei.

Los animales

A los animales también les podemos hacer Reiki. Principalmente podemos utilizar el Cho-Ku-Rei para tratarlos. Pero como también pueden tener traumas, sobretodo los animales que conviven con humanos, les podemos insertar el Sei-He-Ki. Y en el caso de animales peligrosos, a los que no sea prudente acercarse, podemos utilizar el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen para mandarles energía a distancia.

 

Las máquinas

Las máquinas también son energía, y por tanto, también son sensibles a la energía Reiki. Podemos utilizar el Cho-Ku-Rei para potenciarlas o para protegernos de sus vibraciones, y el Sei-He-Ki para purificarlas. Seguido de unos minutos canalizando Reiki para energetizarlas. Si notas alguna vibración extraña les puedes hacer Reiki desenchufadas de la corriente.

Artículo escrito por Miquel Vidal.

e-max.it: your social media marketing partner