Reiki Karuna

Reiki Karuna es un sistema de Reiki derivado del Reiki Usui Tibetano, del Raku Kai Reiki y Reiki Johre. Es por tanto un sistema de Reiki Occidental basando en las enseñanzas de Takata. Este sistema fue desarrollado por William L. Rand con la colaboración de otros maestros de Reiki, que según afirman, inspirados por Sai Baba, recibieron una serie de símbolos que juntaron para crear y registrar el sistema Reiki Karuna®. Cuenta con un sistema de iniciaciones muy parecido al Reiki Usui Tibetano con algunas variaciones.

Según dicen sus creadores, Reiki Karuna posee una energía distinta a la de Reiki Usui, más intensa, directa y poderosa. Ciertamente es normal que este sistema de una sensación distinta que el Reiki Usui, ya que al trabajar con otros símbolos la vibración de la energía cambia. Recordemos que al invocar un símbolo provocamos que la energía que canalizamos esté en sintonía con la vibración de aquel símbolo, y por tanto, las virtudes y funciones de este símbolo se manifiestan a través de la energía.

Karuna es una palabra sánscrita que significa “compasión”, también podemos encontrar significados como “acción que se emprende para disminuir el sufrimiento de los demás” o también como "acción compasiva". Muchas veces confundimos la pena con la compasión. La pena es un sentimiento negativo y no tiene nada de elevado, en el fondo su base es el miedo. A través de la pena podemos ser manipulados muy fácilmente. En cambio, la compasión requiere un alto grado de nivel evolutivo. La compasión nace de una verdadera unión con el todo, en el cual uno siente que esta interconectado a todo y que todos formamos parte del mismo macro organismo.

Reiki Karuna se centra en el trabajo con Mara, lo que podríamos llamar el “lado oscuro”. Dentro de nosotros existe una parte buena y una mala, por decirlo de alguna manera. En el fondo, la parte mala es ilusoria, pero hasta que no nos damos verdadera cuenta de esto, la parte mala puede apoderarse de nosotros y provocar mucho sufrimiento, tanto a nosotros mismos como a otras personas. Este sistema de Reiki hace un especial énfasis en el trabajo para disolver este “lado oscuro”, para poder así desarrollar la verdadera compasión hacia los demás.

Para poder hacer Reiki Karuna, es necesario que hayamos hecho por lo menos el segundo nivel de Reiki. Pero su creador William L. Rand, recomienda haber hecho hasta al tercer nivel y haber practicado con el Dai-Koo-Myo Usui hasta asimilar su vibración. Este sistema suele componerse de varios niveles segun la escuela: Karuna Practicante (Nivel I y II) y Maestría Karuna (muchas veces compuesta por dos niveles). Entre los diferentes niveles se explican todos los símbolos del sistema y se reciben todos ellos a través de las iniciaciones.

Una sesión de Reiki Karuna consiste básicamente en realizar las posiciones de las manos que aprendemos en el Reiki Usui y en cada posición aplicar todos los símbolos de Karuna. Para agilizar este proceso existe el método de los corchetes.

Símbolos Reiki Karuna

Estos son algunos de los símbolos que nos podemos encontrar en los sistemas de Reiki Karuna. Actualmente existen diferentes sistemas de Reiki basados en los símbolos de Karuna, algunos de ellos son: Reiki Karuna®, Reiki Tera Mai®, Karuna Ki, Taokan Karuna Reiki, etc. La mayoría de estos sistemas tienen los 12 símbolos básicos de Karuna. Otros sistemas como el Reiki Tera Mai® o el Reiki Karuna Prarkiti cuentan con un sistema de símbolos mucho mayor. Karuna Prakriti contiene por ejemplo 24 símbolos.

Así pues, vemos que los sistemas de Karuna se caracterízan principalmente por su intenso trabajo con símbolos. Son sistemas muy interesantes y el trabajo con estos símbolos resulta muy potente, sobretodo orientados a la terapia.

Zonar

Halu

Harth

Rama

Kriya-Chokurei

Iava

Otros símbolos que nos podemos encontrar pertenecientes a los sistemas de Karuna son: ShantiOm, Dumo, Johre, Hosanna, Motor-Zanon, Ganesh, Gnosa, Swastica, Ved Ganga, Tummo, Serpiente de Fuego, Dragón de Fuego, RakuMoses, Nanak, Shree Vishnu, Shivoham o Hor.

Artículo escrito por Miquel Vidal.