Sistemas de Chi Kung

En la actualidad existen varios sistemas de Chi Kung. Muchas veces, cada estilo de Tai Chi Chuan tiene asociado algún sistema de Chi Kung especifico, pensado para preparar el cuerpo y la energía para ese tipo de Tai Chi. Básicamente podemos reducir todos los sistemas de Qigong en dos grupos: interno y externo.

Las prácticas de Chi Kung externo tienen como objetivo desbloquear articulaciones, fortalecer los tendones, abrir los pasos a la energía, estirar meridianos y trabajar con los órganos internos para reforzarlos. Dentro de este tipo de Chi Kung nos podemos encontrar los siguientes sistemas:

  • Las 8 joyas. Este sistema consta de 8 sencillos ejercicios tremendamente eficaces. Zhong Li es el personaje al que se atribuye este sistema. Practicados con regularidad estos 8 ejercicios consiguen fortalecer nuestro cuerpo físico, estirar y desbloquear los 12 meridianos principales y hacer un trabajo interno con los 5 órganos principales que señala la Medicina Tradicional China.

  • Los cinco animales. Este sistema de Qigong fue creado por un médico llamado Hua To, consiste en 5 ejercicios sencillos que imitan movimientos y actitudes de 5 animales honrosos. Así pues, practicando este Chi Kung nos podemos encontrar transformándonos en un tigre, un oso, un mono, un ciervo y una grulla. Estos ejercicios están muy orientados a la medicina, sobretodo a nivel preventivo, y al aumento de la energía interna.

  • Luohan o Los 18 Budas cambian los tendones. Esta es una de las formas de Chi Kung más completas que existen. Es la forma que Bodidharma transmitió a los monjes de Shaolín para que éstos recuperaran su salud y fortaleza. Más tarde, un monje llamado Gok Yuen y otros dos llamados Lee Sau y Bak Shaolín ampliaron el sistema hasta un total de 172 movimientos. Se podría decir que este sistema de Chi Kung lo trabaja todo, desde desbloquear y abrir meridianos, a reforzar toda la estructura física: músculos, tendones, articulaciones, etc. El cultivo del Chi interno, etc. Es un completísimo sistema que te puede llevar toda la vida aprenderlo bien y practicarlo.

  • Chan Ssu Ching. Este es un sistema específico de la escuela Chen, que nos prepara precisamente para practicar el Taichi estilo Chen. Debido a las características especiales de este tipo de Taichi, es necesario hacer un buen entrenamiento previo utilizando este sistema de Qigong si realmente queremos progresar. Este sistema está pensado para desbloquear las 9 articulaciones principales, así como los tendones y músculos. Trabaja el enraizamiento y el círculo en todos sus movimientos.

En el caso del Qigong interno, el objetivo es trabajar con la energía interna y la que nos rodea para aumentar nuestro nivel vibracional y energético. Esto implica fortalecer todo el sistema energético, es decir, el aumento energético y desbloqueo de Chakras, Tantiens, las diferentes capas del aura, el Canal Central, etc. También hacer un trabajo con los órganos para eliminar las emociones de baja vibración que se hayan podido enganchar en ellos. Y finalmente llenar nuestros depósitos de energía o Tantiens al máximo, para que así, al hacer prácticas como el Taichi y mover la energía, ésta beneficie a todo nuestro cuerpo. Dentro de este tipo de Chi Kung nos podemos encontrar los siguientes sistemas:

  • Hun Yuan o Qigong del principio de la materia. Este Qigong es una verdadera joya, trabaja sobretodo la captación de energía del cielo y la tierra, el estímulo de los Tantiens, la alquimia Taoísta interna, recuperar la energía de los órganos internos, la transformación de las emociones negativas en energía vital o Chi, etc. Este estilo de Chi Kung está asociado a la escuela Chen en concreto a la rama Chen Hun Yuan.

  • I Chuan o Puño de la mente. Muy íntimamente relacionado con las artes marciales, este Chi Kung tiene como objetivo fortalecer el cuerpo en general y cultivar el Chi. Existen prácticas diferenciadas dentro de este sistema. El I Chuan estático, donde se trabajan posiciones estáticas que permiten un aumento de la energía interna y también un fortalecimiento de la voluntad. Y el I Chuan dinámico, que son ejercicios con movimiento que desbloquean y fortalecen el cuerpo y que también movilizan la energía.

Este tipo de Chi Kung se basa en los principios alquímicos taoístas, es decir, en trabajar la energías de baja vibración para transformarlas en energía de alta frecuencia. Dentro de este tipo de Qigong nos podemos encontrar trabajos como La fusión de los elementos o la Camisa de Hierro.

En resumen, existen muchos típos distintos de Chi Kung. No es que haya unos que sean mejores que otros, todo depende de la finalidad que persigamos. Habrá tipos de Chi Kung que nos irán mejor que otros dependiendo por ejemplo del tipo de Tai Chi que practiquemos. Y si no practicamos Tai Chi, dependerá del tipo de resultado que esperemos sacar con el Chi Kung. Por ejemplo, si nos interesa más un resultado a nivel físico o si por ejemplo trabajamos con Reiki, también nos interesará más un resultado a nivel energético.

Artículo escrito por Miquel Vidal.