Limpiar con la Bola de Chi

Este ejercicio es muy simple físicamente, pero requiere un poco de nuestra capacidad de visualizar. Antes de empezar a hacer el ejercicio seria conveniente relajarse un poco haciendo unas respiraciones conscientes. También es bueno hacer un pequeño recorrido mental por el cuerpo, buscar y encontrar aquellas zonas que nos duelen, o sentimos alguna molestia, picores, etc. A nivel emocional podemos hacer lo mismo, un pequeño repaso interior para averiguar como nos sentimos en este momento, si hay alguna emoción negativa que nos esté turbando, etc. Para realizar el ejercicio simplemente sigue estos sencillos pasos y dejate llevar:

 

1 .- Relajarse y observar.

 

2.- Lleva las manos sobre tu cabeza y ponlas más o menos juntas.

3.- Inspira e imagina como de tus manos sale energía Reiki, o simplemente Chi, y forma una esfera de energía.

4.- Espira, relaja y coge la esfera de Chi.

 

 

 

 

5.- Ahora inspira y ve bajando los brazos lentamente e imagina como la esfera va bajando también. Al ir pasando por tu cuerpo va arrastrando las suciedades energéticas que puedas tener, el dolor físico, emociones negativas, etc. Cuando pasas por la zona del pecho empieza a soltar el aire lentamente.

6.- Terminas de pasar la bola por todo el cuerpo y la lanzas al centro de la tierra. La Madre Tierra ya se encargará de reciclar estas energías.

 

 

 

Repite este proceso tantas veces como quieras, haciéndolo un mínimo de 3 veces. En cada pasada imagina como cada vez estás más luminoso y tu luz interior brilla con más fuerza. Cuando termines visualízate completamente luminoso. Este ejercicio de purificación es ideal de hacerlo antes de hacer cualquier tipo de práctica espiritual o energética. También ayuda a dormir si lo haces antes de ir a la cama. Al igual que te lavas los dientes o te duchas, puedes coger este ejercicio y practicarlo en tu vida como un método más de higiene personal. Si lo prácticas asíduamente notarás la diferencia.

Artículo escrito por Miquel Vidal.