Cómo incorporar el consumo de semillas a nuestra dieta cotidiana

Como hemos visto, resulta muy nutritivo comer semillas y es tan fácil como pensar en añadirlas en una sopa o en una ensalada que les dará un toque especial, un colorido y un sabor diferentes, dando variedad a nuestros platos cotidianos.

Es importante comerlas crudas y si las tostamos que sea muy poco para evitar perder sus magníficas propiedades.

Su uso en la cocina diaria está muy extendida entre las personas que siguen una dieta vegetariana. Si quieres saber más aquí te recomiendo algunos libros interesantes sobre cocina vegetariana.

Sesame seed crackers. Fotografía de jeffreyw. Licencia Creative Commons

También tenemos que tener muy en cuenta que deben masticarse muy bien para que sean bien digeridas en nuestro organismo de modo que nos sienten bien y podamos asimilar todas sus propiedades nutritivas, si es necesario para su correcta masticación se pueden tener en remojo para ablandarlas antes de su consumo.

Al ser un alimento muy concentrado no se deben comer en demasiada cantidad, igual que en el caso de los frutos secos, un puñado diario puede ser suficiente.

Si las tenemos que almacenar durante un tiempo antes de su consumo, siempre es mejor guardarlas con su cáscara, ya que es su protección natural y aseguramos así que se mantengan en el mejor estado durante el máximo de tiempo posible.

Sunday supper. Fotografía de Peterp. Licencia Creative Commons

Artículo escrito por Shauri.