Cómo incorporar el consumo de la miel en nuestra dieta cotidiana

Si te preocupa tu salud y quieres mejorarla a través de la nutrición es primordial sustituir el consumo de azúcar refinado por endulzantes naturales, la miel es uno de ellos y con sus propiedades nutritivas y energizantes tal vez sea el mejor sustituto que se puede plantear. A algunas personas quizá les parecerá un sabor muy dulce, se puede rebajar si la mezclamos con un poquito de agua. Prueba a endulzar un yoghurt o kefir con miel y ya no querrás comerlo de otro modo.

Award Winning Honey. Fotografía de inessaraiva. Licencia Creative Commons

Como hemos visto en el artículo anterior, existen muchas variedades de miel, en función de la zona de recolección de las abejas, es bueno ir probando diferentes tipos para disfrutar de sus diferentes propiedades pero seguramente alguna nos atrae más por su sabor o textura.

Empieza por incorporar la miel en tu dieta, una cucharadita en ayunas puede ser un gran revitalizante cuando lo necesitemos y en recetas de cocina en las que antes empleabas el azúcar (bizcochos, galletas, pan...) puedes utilizar miel para disfrutar de su sabor y propiedades. 

Vanilla Bean Honey Cupcakes. Fotografía de Dixie Belle Cupcake Cafe. Licencia Creative Commons

Si eres propenso a contraer resfriados, al inicio del invierno puedes tomar diariamente jalea real durante 2-3 semanas  y te sorprenderá el resultado. Si quieres saber más sobre la jalea real

Si tu punto débil es la garganta, el spray de própolis te será de gran ayuda cuando empieces a notar molestias. El própolis tiene muchas otras propiedades.

Artículo escrito por Shauri.