Cómo preparar Té

Cada tipo de Té tiene su forma de preparación. En cada país del mundo donde se ha consumido Té durante siglos, han elaborado sus propias maneras y costumbres de preparar el Té. En Japón por ejemplo, existe la famosa ceremonia del Té, donde el Té se sirve en pequeñas tazas sin asas y sin añadirle ningún edulcorante u otro elemento. En los países árabes es muy popular el Té con menta. En Inglaterra le añaden al Té un poquito de leche y azúcar. Si nos ponemos a investigar encontraremos muchísimas formas de preparar y tomar el Té. Generalmente, cuando compramos un Té, en la bolsita suelen indicarnos el tiempo de reposo del Té, conviene seguir estas indicaciones.

Fotografía de Alexandre Dulaunoy con licencia Creative Commons.

Veamos el proceso esquemático de la preparación del Té:

  1. Seleccionar el tipo de Té que vamos a utilizar y fijarnos bien en el tiempo que necesita de reposo.
  2. Calentar el agua. Generalmente se indica que el agua tiene que estar entre 70ºC y 90ºC dependiendo del tipo de Té que vayamos a realizar. Se recomienda no llevar el agua a ebullición. Después explicaré un procedimiento alternativo.
  3. En el recipiente que hayamos escogido, generalmente una tetera, pondremos primero las hojas de Té (pueden remojarse con agua fría primero para que no se quemen con el agua caliente) y seguidamente añadiremos el agua caliente. Dejaremos reposar el Té el tiempo indicado según el tipo.
  4. Servir el Té. El Té puede servirse solo, con algún edulcorante, con leche, limón, canela u otras sustancias aromáticas.

 

Algunas consideraciones sobre la preparación del Té

A través de lo que he leído sobre el Té, y lo que he experimentado sobre el mismo, he desarrollado algunos puntos a tener en consideración a lo hora de preparar un Té:

  • El agua ionizada. Este es un concepto naturista que he utilizado con éxito en la preparación del Té. El agua ionizada es un tipo de agua que tiene grandes beneficios para la salud, entre ellos destaca su gran poder desintoxicante, sus cualidades rejuvenecedoras al mejorar la hidratación del cuerpo y también es un gran regulador del peso corporal. Haciendo una cura de agua ionizada podemos perder mucho peso en poco tiempo sin las molestias que ocasionan las pérdidas de peso tan repentinas. El agua ionizada se puede preparar en casa de una forma muy sencilla. El procedimiento consiste en poner en un cazo la cantidad de agua que deseemos ionizar, lo ideal es poner unos 2 litros y posteriormente guardarlos en un termo para irlos tomando durante el día, poner el cazo en en fuego y llevar el agua a ebullición. Una vez en este punto podemos bajar la intensidad del fuego, pero sin dejar que el agua pierda la ebullición, observaremos que sigue haciendo burbujas. Dejaremos el agua hirviendo durante 15 ó 20 minutos. Pasado este tiempo ya se puede consumir. El agua conservará la ionización el tiempo que esTé caliente, cuando está fría ya ha perdido sus cualidades de ionización. Lo que conseguimos con este procedimiento es cargar el agua con iones negativos, al ingerir esta agua, los iones negativos se enlazarán con los iones positivos de las toxinas que tengamos en en cuerpo, creando una molécula neutra que es fácilmente expulsable por nuestro organismo.

  • Té con agua ionizada. Para utilizar conjuntamente los beneficios del Té y del agua ionizada haremos lo siguiente. Ionizaremos el agua por el método anteriormente descrito. Podemos optar por un método de ionización menos eficiente, con el cual solo herviríamos el agua durante 5 minutos, de este modo ahorraríamos tiempo, aunque el resultado final no sería el mismo. Una vez que tengamos el agua ionizada, apagamos el fuego y dejamos que esta se enfríe hasta la temperatura recomendada para el tipo de Té que queramos preparar, seguramente tendremos que dejar enfriar el agua más de un minuto. La velocidad de enfriamiento del agua depende de muchos factores, lo ideal sería poseer un termómetro para medir la temperatura del agua. Sino podemos hacerlo más o menos a ojo, recordando que lo importante es no quemar el Té.
  • La excitación del Té. Considero que un Té está bien preparado cuando el grado de excitación que nos produce es suave y muy gradual. Si el Té nos produce una especie de montaña rusa, donde primero experimentamos una gran y excesiva excitación y luego sufrimos una bajada, donde nos sentimos cansados, con sueño o faltos de energía, podemos concluir que no hemos preparado correctamente el Té. Existen tres posibles causas a estas sensaciones no deseadas:
  • Temperatura del agua. Si el agua en la que hemos dejado reposar el Té estaba demasiado caliente, esta eliminará alguna encimas esenciales del Té. Estás encimas son las que transportan la cafeína al cerebro. Si están presentes en el Té que tomamos, estas encimas se encargarán de que el cerebro reciba la cafeína muy despacito a lo largo de varias horas, lo cual evita el efecto de montaña rusa. En algunos tipos de Té, como el Té negro, a causa de la fermentación, estas encimas no se encuentran presentes (o se encuentran en menor medida), por este motivo provocan una mayor excitación. Si nos encontramos en este caso tendremos que variar la temperatura en la que dejamos reposar el Té hasta que logremos el éxito. También hay que destacar que el exceso de temperatura en el Té también destruirá muchos de los principios activos que le dan al Té la fama de bebida medicinal y rejuvenecedora. Esta es una pequeña tabla de temperaturas de los principales tipos de Té.
Tipo de Té Temperatura del agua
Té blanco 70ºC
Té verde Sencha 70ºC
Té verde Gun Powder 80ºC
Té azul Oolong 90ºC
Té Rojo Pu-erh 90ºC
Té Negro 95ºC
  • Tiempo de reposo. Un tiempo de reposo excesivo también puede hacer que se destruyan estas encimas que transportan la cafeína, o puede provocar que haya un número mayor de cafeína que de encimas, por este motivo conviene buscar el tiempo adecuado para cada tipo de Té. El tiempo de reposo puede variar enormemente dependiendo del recipiente en el que dejemos reposar el Té, si es un recipiente donde no se escapa el vapor de agua, el tiempo de reposo será mucho menor. Por el contrario, si el recipiente deja escapar el vapor y es bastante grande, provocará que el tiempo de reposo se alargue. Así que te invito a que realices tus propios experimentos. Lo ideal sería tener un recipiente único y exclusivo para cada tipo de Té que utilicemos, ya que el Té va dejando un poso que a la larga aumenta la calidad de su sabor, por este motivo conviene no mezclar Tés en un mismo recipiente. También es muy recomendable no lavarlo nunca con detergentes. Esta es una tabla orientativa de los tiempos de reposo de los principales Tés:
Tipo de Té Tiempo de reposo
Té blanco De 4 a 5 minutos
Té blanco en tetera De 5 a 7 minutos
Té verde Sencha De 35 a 45 segundos
Té verde Gun Powder De 2 a 3 minutos
Gun Powder en tetera De 5 a 7 minutos
Té azul Oolong De 1 a 2 minutos
Té Rojo Pu-erh De 3 a 5 minutos
Pu-erh en tetera De 5 a 7 minutos
Té Negro De 5 a 10 minutos

  • Exceso de Té. Es muy importante la cantidad de Té que ponemos en reposo. Se recomienda poner una cucharadita pequeña por persona. El exceso de hierba, provocaría un mayor cantidad de cafeína que, aunque se haya preparado correctamente y la cafeína vaya enlazada con la encima correspondiente, al haber una cantidad excesiva el cuerpo tendría problemas para asimilar la cantidad y obtendríamos también una sobreexcitación. Por este motivo siempre es mejor quedarse corto que pasarse.

Artículo escrito por Miquel Vidal.