Plantas aromáticas

Las plantas aromáticas son un excelente condimento que además de aportar colorido y sabor a nuestros platos, también tienen propiedades medicinales.

En este apartado hablaremos de las plantas aromáticas en su función como condimento en la cocina y en otros artículos podremos ver muchas de estas mismas plantas y sus propiedades bajo un prisma terapéutico. Son tantísimas que hemos detallado algunas de las principales y aquéllas que por gusto personal empleamos más a menudo. Como en cualquier otro alimento siempre es mucho mejor si el cultivo es ecológico y más aún si la cultivamos nosotros mismos, ya que casi todas estas plantas pueden crecer en macetas aunque sea en un pequeño balcón y la satisfacción de cuidarlas, verlas crecer y poder cogerlas frescas cuando vamos a consumirlas no tiene precio.

Especias. Fotografía de srqpix - Licencia Creative Commons

  • Ajo: el ajo ocupa un lugar muy destacado como planta medicinal y como especia se emplea en multitud de recetas, desde un plato de pasta a verduras, arroces, en carnes y pescados a la plancha... El ajo da muy buen sabor a todos los platos en los que está presente, si bien pierde buena parte de sus propiedades en la cocción. Sin embargo, es muy interesante su uso macerado en aceite, pues le da un sabor muy especial al aceite y a su vez se extraen los principios activos del ajo, de modo que se aprovechan sus propiedades terapéuticas. Hay que tener en cuenta que el ajo es un alimento de difícil digestión para algunas personas. Tiene propiedades antibióticas, un alto contenido de vitaminas y ayuda a regular el sistema cardiovascular.
  • Albahaca: se emplea como condimento en pastas, pizzas y también en la elaboración de la salsa pesto. Las hojas de albahaca fresca se pueden consumir como ensalada con una buena mozzarella y tomate. Es aperitiva y favorece la digestión.
  • Canela: de sabor y aroma dulce, la canela nos sirve tanto para condimentar alimentos dulces (en un bizcocho, por ejemplo) como para dar un toque especial a un estofado o guiso. Se puede adquirir en rama o molida. Tiene una función reguladora del apetito, fortalece el estómago y es estimulante y astringente.
  • Cayena: pimenta roja picante o chile en polvo, esta especia es especialmente picante y por ello muy indicada en determinadas dolencias digestivas y del aparato respiratorio, además favorece el sistema circulatorio. Se emplea en muchos platos como arroces, pescados, salsas, estofados...

Tortellini de ricotta y espinajas con salsa de tomate y ajo. Fotografía de VeganFeastCatering - Licencia Creative Commons

  • Clavo: muy aromático y de fuerte sabor, muy indicado para cocinar legumbres pues ayuda a su digestión y a eliminar los gases intestinales, además de incorporarle su especial sabor. 
  • Comino: de sabor fuerte, es muy utilizado en la cocina árabe y en la cocina hindú. Estimula el apetito y favorece la digestión de los alimentos. Es recomendable emplear el comino para sazonar muchas variedades de verduras, especialmente todos los tipos de coles, que producen flatulencias, para mejorar su digestión. El mejor modo de incorporarlo es añadirlo una vez cocida la verdura para evitar que pierda sus propiedades.
  • Eneldo: su sabor recuerda un poco al anís. Combina especialmente en platos de pescado y también en ensaladas (de lechuga, pepino) y salsas. Es aperitivo y reduce los gases intestinales.

  • Jengibre: tiene algo de picante y dulce, muy empleado en la cocina asiática en pastas, arroces, salteados de verdura, también en algunos postres y mejorando el sabor y propiedades de algunas infusiones. Se puede encontrar en polvo o también podemos comprar la raíz a peso. Además de ayudar en la digestión, destaca por sus propiedades fortalecedoras del aparato respiratorio. 
  • Mejorana: su sabor nos puede recordar a la menta, se emplea para sazonar ensaladas, arroces y verduras.  Es un buen digestivo además ayuda en los casos de gases intestinales.
  • Orégano: es difícil describir su sabor tan empleado en los platos típicos talianos: pizzas, quesos, ensaladas, es un gran compañero de la salsa de tomate. A nivel culinario además aprovechamos sus propiedades aperitivas y digestivas. 

Tomillo, ajo y sal. Fotografía de WordRidden - Licencia Creative Commons

  • Perejil: Con muchas propiedades medicinales, es especialmente interesante como diurético cuando lo incluímos en un  jugo de verduras. Como condimento lo podemos emplear fresco (incorporándolo al final de la cocción para aprovechar al máximo sus propiedades y sabores) en platos de verdura, arroces y especialmente en salteados de setas junto con el ajo. También destaca por facilitar la digestión y nos aporta vitaminas y minerales.
  • Romero: con un fuerte aroma, lo podemos dejar macerando en aceite para obtener un aceite aromatizado o bien picarlo fresco en el momento en que vamos a utilizarlo para extraer todo su aroma e incorporarlo a platos de verduras al horno, carnes a la plancha. Tiene muchas propiedades medicinales, destacando la acción benéfica en el aparato digestivo, el sistema circulatorio y renal.
  • Salvia: otra planta aromática muy empleada en la cocina italiana, siempre mejor fresca nos acompañará en platos de verdura, ensaladas, pescados y también podemos emplearla para preparar salsas y mantequillas especiales. Ayuda en la digestión, también tiene propiedades antiinflamatorias especialmente en las encías.
  • Tomillo: Dará sabor a cualquier plato, especialmente una pasta, carnes, verduras. Es aperitivo y digestivo. Desde muy antiguo la infusión de tomillo es empleada como sopa añadiéndole un poco de pan tostado, empleada de este modo es un buen reconstituyente en casos de resfriado, anginas, etc. además de aprovechar sus propiedades antisépticas.

Cream brulee con vainilla. Fotografía de avlxyz - Licencia Creative Commons

  • Vainilla: es un aroma delicioso que al igual que la canela nos servirá para dar sabor y aroma a platos dulces y también salados. Despierta el apetito y favorece la digestión.

Artículo escrito por Shauri.