Conexión Cielo y Tierra

Empezaremos haciendo unas respiraciones profundas y relajándonos. Aflojaremos todos los músculos y dejaremos ir la tensión. Dirigiremos nuestra atención al Tantien Medio o al Chakra del Corazón, permaneceremos así un rato, sintiendo el punto energético que hayamos escogido. Dejaremos que la respiración se vaya volviendo lenta y uniforme.

Seguidamente visualizaremos como del cielo baja un tubo de luz y llega hasta nosotros. Este tubo nos atraviesa entrando por el Chakra Corona y saliendo por el Chakra Base. A su paso interconecta todo nuestro sistema energético. Continuaremos con la atención en el Chakra Corazón o el Tantien Medio durante unos instantes. Después, visualizaremos como el tubo sigue bajando y penetra en la Tierra hasta que llega a su núcleo. Permaneceremos unos instantes así, sintiendo la conexión cielo-tierra y respirando suavemente.

Una vez realizada la conexión cielo-tierra podemos imaginar como absorbemos energía del cielo y energía de la tierra hacia el Tantien Medio o el Chakra del Corazón. Visualizaremos como poco a poco se va llenando nuestro ser de luz y cómo esta luz va atravesando nuestra piel e inunda también nuestra Aura. Podemos aprovechar este momento para crearnos una campana de protección.

Esta meditación es ideal para hacerla cada mañana. Así, empezaremos el día conectándonos al cielo y a la tierra y llenándonos de luz. Al mismo tiempo aprovechamos para crear una campana de protección. Así, empezamos el día llenos de energía y protegidos, cosa que nos ayudará a afrontar mejor todo aquello que nos pueda pasar. También es recomendable realizarla antes de hacer un tratamiento.

Artículo escrito por Miquel Vidal.