Escrito por Miquel Vidal   
Compartir - Share

Usos no terapéuticos de los símbolos

Aquí podrás encontrar diferentes aplicaciones de los símbolos de Reiki, sobretodo orientada a los símbolos del segundo nivel: Cho-Ku-Rei, Sei-He-Ki y Hon-Sha-Ze-Sho-Nen. Aunque la misma técnica puede ser aplicada con otros símbolos del sistema Reiki Usui, o incluso de otros sistemas.

Purificar alimentos y medicamentos: Empezaremos trazando un Cho-Ku-Rei sobre el alimento o medicamento, de esta forma potenciaremos sus cualidades positivas. A continuación, trazaremos un Sei-He-Ki para purificar, de este modo disminuiremos o eliminaremos las cualidades negativas del medicamento o alimento. Finalmente, trazaremos otro Cho-Ku-Rei para potenciar el Sei-He-Ki. Pondremos las manos sobre el alimento o medicamento unos instantes canalizándole energía. De aquí viene originariamente la bendición de los alimentos, aunque con el tiempo se ha perdido su valor real.

Limpieza de casas y espacios: Para limpiar una habitación o lugar, seguiremos el siguiente sistema. Trazaremos un Cho-Ku-Rei en cada pared, al techo y en el suelo. De esta forma estaremos protegiendo el lugar de energías negativas. Seguidamente, dibujaremos un Sei-He-Ki muy grande en el medio de la habitación, para purificar el lugar, seguido de un Cho-Ku-Rei para potenciar el Sei-He-Ki. En las casas, podemos utilizar esta técnica incidiendo especialmente en las esquinas, desagües, chimeneas, ventanas, puertas, etc. Una vez que hemos trazado los símbolos, llenaremos la habitación de luz enfocando nuestras manos por los diferentes espacios, primero llenaremos la habitación de luz violeta, después de luz blanca y finalmente de dorada. De este modo estamos limpiando, cargando de energía y creando una protección para la habitación. Si entras en una habitación que notas que está muy cargada energéticamente, en sentido negativo, es recomendable que antes de proceder a su limpieza te protejas bien con el uso de Cho-Ku-Rei o llevando encima una turmalina negra.

Presencias de seres no encarnados: Si en algún momento sientes la presencia de uno de estos seres, lo primero que tienes que hacer es no tener miedo. Ya que el hecho de que sea un ser no encarnado no significa que sea más poderoso que tu. Al contrario, ya que nosotros sí estamos encarnados, tenemos preferencia en el mundo de la materia antes que él. Si nos encontramos en esta situación, nos conectaremos con la energía Reiki y nos llenaremos de luz. Pediremos ayuda a nuestros guías y proyectaremos un Cho-Ku-Rei y un Sei-He-Ki hacia el lugar donde sintamos la presencia. Enfocaremos las manos hacia ese lugar y nos imaginaremos como ese ser se va llenando de luz. Seguidamente, le diremos que se vaya hacia la Luz ,que allí le están esperando. Recuerda que este ser no es más que un hermano que se ha perdido en el camino de después de la muerte. Y haciendo esto, estás ayudándole a reencontrar su camino. No tengas miedo y hazlo todo con mucho amor. Recuerda que el miedo es el contrario del amor, y mientras el amor esté contigo, no tendrás nada que temer.

La meditación: Podemos utilizar el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen para entrar en un estado de profunda relajación. Lo dibujaremos muy grande delante nuestro y nos imaginaremos que nos fusionamos con él. Después nos imaginaremos un tubo de luz que baja del cielo y nos entra por el Chakra Corona y nos sale por el Chakra Base, y de allí llega al centro de la Tierra. A continuación, visualizaremos como baja la Energía Universal a través de este tubo y nos llena de luz. Podemos extender esta parte, dividiendo el cuerpo en partes, es decir, primero llenamos la cabeza, después el cuello, los brazos, etc. Seguidamente empezaremos la meditación con cualquiera de las técnicas que utilicemos.

Las plantas: También podemos hacer Reiki a las plantas para beneficiarlas en su desarrollo. Como seres vivos y energéticos que son, también son sensibles a la Energía Universal. Podemos hacerle Reiki a las semillas, a la maceta donde está la planta para que así llegue a las raíces, al tronco, a las hojas o a su aura. Para potenciar la transmisión de energía podemos utilizar el Cho-Ku-Rei.

Los animales: A los animales también les podemos hacer Reiki. Principalmente podemos utilizar el Cho-Ku-Rei para tratarlos. Pero como también pueden tener traumas, sobretodo los animales que conviven con humanos, les podemos insertar el Sei-He-Ki. Y en el caso de animales peligrosos, a los que no sea prudente acercarse, podemos utilizar el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen para mandarles energía a distancia.

Las máquinas: Las máquinas también son energía, y por tanto, también son sensibles a la energía Reiki. Podemos utilizar el Cho-Ku-Rei para potenciarlas o para protegernos de sus vibraciones, y el Sei-He-Ki para purificarlas. Seguido de unos minutos canalizando Reiki para energetizarlas. Si notas alguna vibración extraña les puedes hacer Reiki desenchufadas de la corriente.

Campana de protección: Cuando hacemos Reiki, se pueden desprender energías negativas de la persona a la que le hacemos el tratamiento. Con el fin de protegernos, podemos hacernos una campana de protección. Es una especie de barrera energética que filtrará las energías negativas impidiendo que éstas entren en nuestro campo energético. Para crearnos una campana de protección realizaremos la siguiente meditación:

  • En primer lugar haremos unas cuantas respiraciones profundas y nos relajaremos. A continuación, nos conectaremos con la Energía Universal imaginándonos que un rayo de luz baja desde el Universo hacia nosotros y nos entra por el Chakra Corona. Seguidamente, este haz de luz nos atraviesa y nos sale por el Chakra Raíz, se hunde en la Madre Tierra hasta que llega a su núcleo.

  • Una vez estamos conectados, pondremos nuestras manos en el Chakra del Corazón y empezaremos a canalizar energía. Nos imaginaremos que una energía dorada nos va llenando el corazón, después esta energía se extiende por el resto del cuerpo hasta llenar cada célula de nuestro cuerpo de luz.

  • Cuando nuestro cuerpo se ha llenado de luz visualizaremos como esta luz atraviesa nuestra piel y empieza a llenar nuestra Aura de luz. Cuando la luz llega a los límites del Aura, visualizamos como se forma una membrana energética protectora de color blanco y violeta. Es una capa más densa que el Aura que nos envuelve y nos protege. Intentaremos hacerla tan real como podamos, por ejemplo, podemos visualizar que la tocamos y que notamos cierta resistencia. También podemos dibujar unos Cho-Ku-Rei a la campana para potenciar el efecto de protección. Los dibujaremos también de color blanco o violeta, ya que estos son colores que vibran a altas frecuencias y ayudarán a impedir la entrada de energías de baja vibración.

  • Es importante que al crear la campana lo hagamos pensando que esta campana nos protegerá de energías de baja vibración pero dejará pasar las energías de alta vibración. A partir de ahora podemos invocar la campana cuando queramos y hacernos conscientes de ella. Una campana de protección dura unas cuantas horas. Para endurecer nuestra campana y que esté siempre activa, es recomendable practicar esta meditación todos los días. Si dedicamos unos minutos al día a recrear nuestra campana siempre estaremos protegidos.

Compartir - Share
 

Cursos de Reikiactivo.com

Twitter

Facebook

Copyright © Reikiactivo 2006-2013.
...

 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Cookies allow us to offer our services. By using our services, you agree to our use of cookies. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information