¿Qué es Reiki?

El Reiki es un sistema de curación energético que utiliza la imposición de manos para transmitir Energía Universal curativa. El Reiki actúa armonizando todos los aspectos de nuestro Ser, el nivel físico, el mental y el espiritual. Trabaja deshaciendo la inarmonía donde la encuentra y devolviéndonos la salud y el bienestar en todos los sentidos. También inicia o acelera los procesos de curación y armoniza las disfunciones que podamos tener. A parte de su faceta terapéutica, Reiki también es una potente una herramienta de crecimiento personal y de evolución. Ya que nos ayuda a mejorar como personas, a estar más felices y a encontrar la Paz Interior. Reiki no es un sistema de creencias o religión, tan solo es un método de curación.

La energía de la Vida

El término Reiki proviene del Kanji Japonés, y consta de dos ideas: Rei que significa Energía Universal i Ki que significa Energía Vital. La Energía Universal es la energía que constituye todo el universo, la energía que nos rodea y nos nutre de vida, impregnando cada ser y cada cosa que existe en el Universo. La Energía Vital (llamada Chi en la China, Prana en la India o Ki en Japón, etc.) es la propia Energía Universal transformada a nuestra propia vibración. Es decir, nosotros absorbemos Energía Universal a través de nuestros centros energéticos (Chakras) y la transformamos en nuestra propia Energía Vital. Por tanto, la Energía Vital es nuestra propia energía, que circula por nuestro sistema energético, convirtiéndose en el combustible que nos mueve. Así pues, Reiki significa Energía Universal Vital dirigida intencionadamente.

Kanjis de Reiki

La Energía Universal posee inteligencia propia, al fin y al cabo, es la energía que mueve todo el Universo, y cuando es canalizada a través de nuestras manos, sabe dónde dirigirse y cómo actuar. Otra particularidad que tiene, es que no sólo actúa sobre el problema, sino que también llega hasta la causa de éste. Todas estas cualidades de la Energía Universal hacen que la práctica de Reiki sea muy sencilla. Ya que el practicante de Reiki sólo tiene que poner las manos y dejar que la energía haga su trabajo. No hace falta tener ningún diagnóstico ni saber que es lo que está haciendo la energía exactamente, sólo nos hace falta entregarnos con amor a esa persona y dejarnos ir.

Para que una persona que no haya hecho nunca Reiki pueda acceder a este sistema curativo y de crecimiento personal es necesario que sea iniciado en Reiki. Una vez hemos recibido la iniciación nos convertimos en un canal de la Energía Universal. Esto significa que cuando pongamos las manos a otra persona con la intención de hacerle Reiki, la Energía Universal fluirá a través de nosotros hacia esa persona, sin que tengamos que hacer nada más. Por tanto, no seremos nosotros los que curaremos a nadie, sino la Energía Universal que pasará a través nuestro.

Con la iniciación nos convertimos en una especie de manguera, que sirve para poner en contacto a la persona que lo necesite con la Energía Universal. Pero nosotros recibimos un premio por ser canales, ya que, como la energía pasa a través nuestro, nosotros también nos beneficiamos de sus propiedades y su vibración. Normalmente al terminar una sesión de Reiki nos encontremos descansados, llenos de energía y con una agradable sensación de paz.

Aunque la canalización de Energía Universal se viene haciendo desde hace milenios, el sistema Reiki se inició a principios del siglo XX en Japón. El desarrollador de esta técnica fue un monje japonés llamado Mikao Usui. Posteriormente esta técnica llegó a Hawaii y de allí se extendió al resto del mundo occidental.

Desde el año 1995 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce Reiki como una Terapia Complementaria válida para mejorar los estados de todo tipo de enfermedades. Actualmente Reiki se utiliza en muchos hospitales del mundo para apoyar el tratamiento medico.

Aunque no hay que considerar Reiki como un substitutivo de la medicina convencional. Reiki es una terapia que combina muy bien con la medicina alopática y con otras terapias alternativas como: Flores de Bach, Gemoterapia, Fitoterapia, Reflexología Podal, Shiatsu, Masajes de todo tipo, Meditación, Tai Chi, Chi Kung, Yoga, etc. Si practicas alguna de estas terapias verás como aumentan los resultados de manera positiva al combinarlos con Reiki.

La luz invisible que todo lo penetra

¿Qué nos ofrece Reiki?

Reiki tiene muchísimas virtudes y aplicaciones. Puede aplicarse para hacer terapias, como herramienta de crecimiento personal, cargar de energía positiva objetos y lugares, etc. A nivel terapéutico, Reiki puede tratar de todo, pero está especialmente indicado para tratar todo tipo de problemas emocionales, en especial los que más aquejan nuestra sociedad actual: el estrés y la depresión.

Esta es una pequeña lista con los efectos más destacados del Reiki:

  • Nutre de energía vital rápida y saludablemente a todo el organismo.

  • Reiki no actúa solamente en el problema, sino que también se dirige a la causa de éste.

  • Fortalece el sistema inmunológico.

  • Purifica y elimina las toxinas del cuerpo.

  • Reiki permite una rápida relajación y reducción del estrés.

  • Nos incrementa la consciencia intuitiva.

  • Reiki produce un florecimiento de la creatividad.

  • Acelera el crecimiento espiritual.

  • Reactiva los centros energéticos, desbloquea los Meridianos y limpia el Aura.

  • Armoniza el cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu.

  • Enriquece el tratamiento médico y disminuye sus efectos secundarios.

¿Quién puede practicarlo?

Cualquier persona que haya recibido un correcto entrenamiento puede practicar esta disciplina. No importa la edad, desde un niño hasta un anciano pueden practicar Reiki, sólo es necesaria una buena disposición por aprender. Los cursos de Reiki acostumbran a realizarse en fines de semana, teniendo una duración lectiva entre 12 y 8 horas.

En estos cursos el alumno recibe un dossier donde se explica todo lo necesario sobre Reiki y energías sutiles. Los cursos suelen dividirse en una parte teórica donde se explican los temas relacionados con el Reiki y una parte práctica donde los asistentes al curso practican Reiki unos con otros. Durante el curso el alumno recibe la iniciación correspondiente y a partir de ese momento ya puede practicar Reiki.

Los precios pueden variar de un maestro a otro, actualmente un curso de primer nivel lo podemos encontrar por un precio entre 100 y 200 euros. Un precio menor puede resultar sospechoso, sobretodo si va acompañado de menos horas de curso. Desde Reikiactivo.com te desaconsejamos completamente los cursos de 4 horas que realizan algunos maestros, ya que opinamos que no es tiempo suficiente para recibir una correcta formación en Reiki.

¿Te gustaría aprender Reiki desde tu casa y a tu ritmo? ¿Deseas recibir una formación en Reiki de calidad? en Reikiactivo.com te ofrecemos nuestro Curso Online de Reiki Usui Tibetano Nivel I. Aprende Reiki y benefíciate hoy mismo de todas las virtudes que nos ofrece el sistema Reiki. Si deseas obtener más información sobre este curso haz click en la imagen:

Artículo escrito por Miquel Vidal.

 

   
Curso Online de Técnica Metamórfica de Aulaespiritual.com