La cura del Sirope de Savia

La cura del sirope de savia y zumo de limón, conocida también como la cura del sirope de arce, es un remedio natural, orientado sobretodo a personas sanas, que nos permite hacer una depuración de todo nuestro organismo.

Concretamente, esta cura nos ayuda a eliminar toxinas del cuerpo, depósitos grasos y líquidos retenidos. Impulsando así, una gran dosis de salud a la persona que lo realiza.

Este tipo de curas son muy importantes en los tiempos que corren, ya que en la comida que se sirve, o en los productos que podemos comprar hoy en día, hay cantidad de colorantes, conservantes, potenciadores del sabor y un largo etc. de productos químicos insanos.

Esta cura está basada en la milenaria cura del ayuno. Un ayuno, tradicionalmente consiste en no comer nada y beber sólo agua. Si hiciéramos un ayuno convencional, que también es altamente curativo, los primeros días pasaríamos mucha hambre hasta que nuestro cuerpo comprendiera que estamos ayunando y no vamos a comer más. En ese punto perderíamos el hambre. Para el hombre moderno realizar un ayuno convencional puede resultar difícil de realizar con éxito, a no ser que uno vaya en algún sitio donde organicen ayunos y faciliten este práctica. Sin embargo, existe una solución intermedia: La cura del sirope de savia y zumo de limón. Esta cura nos permite disfrutar de los beneficios del ayuno sin pasar hambre ni tener que abandonar nuestras actividades diarias habituales.

La cura consiste en no comer nada, beber agua o infusiones y tomar el preparado de zumo de limón y sirope de savia. Stanley Burroughs fue la persona que ideó esta cura. Stanley es un naturópata de Hawaii que trabaja con cromoterapia, masajes y es un experto dietista. Pasó largo tiempo desarrollando esta cura y probándola en sí mismo y en otras personas, el resultado lo plasmó en un libro titulado Curación para una nueva era.

El Sirope de Savia

El sirope de savia es un producto que se ha ido mejorando con el tiempo. Inicialmente se hacía la cura con sirope de arce, pero éste tenia algunas carencias en su contenido en minerales. Más tarde se descubrió el sirope de palma, y analizando el contenido de ambos siropes se dieron cuenta de que al combinar ambos, quedaba un sirope que contenía todo lo necesario para el organismo, o casi. Y es aquí es donde entra el zumo de limón, ya que aporta la vitamina C necesaria. El sirope de savia es pues, una mezcla de sirope de arce y sirope de palma. El arce es un árbol que crece en el norte de Estados Unidos y en Canadá, la extracción del sirope se realiza de modo artesanal y de forma que el árbol no quede dañado. La palma de Arén se encuentra en regiones tropicales asiáticas. La extracción del sirope también se realiza de forma totalmente artesanal.

 

Como Realizar la Cura

Duración

La cura tiene una duración de 7 a 10 días. Los primeros tres días el organismo consume sus reservas inmediatas de glucógeno, a partir de ahí, el organismo empieza a deshacerse de sus toxinas y a reducir los depósitos grasos. Durante este tiempo, en ningún momento sentimos hambre ni necesidad de comer. Ya que el preparado de sirope y zumo de limón, junto con nuestros depósitos grasos, contienen todo aquello que puede necesitar nuestro organismo durante 10 días. Durante este período nuestro organismo irá deshaciéndose de todas las impurezas, su eliminación puede hacerse de las siguientes maneras:

  • Heces: es el medio más habitual y podemos notar un aumento, cambios en el color, la textura y el olor. A medida que vayan pasando los días se irán haciendo más líquidas.

  • Orina: puede producirse un aumento del número de micciones así como un oscurecimiento de la orina y aumento de su olor.

  • Sudor: es posible que sudemos más y nuestro olor sea un poco más fuerte. En ningún caso uses un antitranspirante.

  • Mocos: a través de los mocos, tos o mal aliento nuestros pulmones eliminarán toda la porquería que puedan tener.

  • Flujo vaginal: se puede producir un aumento.

Si realizas la cura y se te presenta alguno de estos síntomas o todos, tienes que entender que el proceso esta funcionando y lo más sensato es dejar que la naturaleza haga su trabajo. Paralelamente a la parte física, nuestro Ser puede también aprovechar para depurar emociones que podamos tener enganchadas en nuestros órganos, información inútil almacenada en nuestro cerebro, etc.

 

¿Cuándo realizar la cura?

Las mejores épocas para llevar a cabo esta cura son el otoño y la primavera. En estas dos estaciones nuestro cuerpo ya activa procesos de eliminación y depuración, para poder prepararse así a las estaciones que siguen. Por esta razón es ideal realizar la cura de sirope en estas épocas.

 

Empezar la cura

La cura puede empezar una semana antes del día 0, es decir, el día en que dejaremos de comer alimentos sólidos y solo tomaremos el preparado de sirope. Durante la semana anterior a la cura deberíamos comer sólo comida vegetariana, comiendo sobretodo verduras hervidas y arroz integral hervido. Reduciendo cada día un poquito lo que vamos comiendo.

  1. Tres días antes del día 0 empezaremos a tomar el preparado de sirope, tomando uno o dos vasos y haciendo solamente dos comidas al día: desayuno y comida, aunque podemos comer una pieza de fruta para la cena.

  2. Dos días antes del día 0 aumentaremos la dosis de preparado de sirope a 4 vasos al día. Haremos sólo dos comidas: desayuno y comida lo más suave posible, no comiendo nada en la cena.

  3. Un día antes del día 0 aumentaremos la dosis de preparado de sirope a 6 o 7 vasos al día. Tomando para comer sólo caldo de verduras.

Ingredientes para la cura

El preparado de sirope

En un vaso grande pondremos:

  1. 2 cucharadas soperas de zumo de limón (aproximadamente medio limón). Siempre utilizaremos limones frescos y si es posible de cultivo ecológico.

  2. Una pizca de pimentón picante en polvo (cayena). La cayena se añade porque disuelve flemas y regenera la sangre. También ayuda a subir la presión arterial ya que ésta puede bajar ligeramente durante los días que dura la cura. Además aporta vitamina B.

  3. 2 cucharadas de sirope de savia. Yo he utilizado el sirope marca Madal Bal que es de gran calidad tiene un precio de unos 50 euros el litro. Para hacer la cura de 10 días vas a necesitar un mínimo de 2 litros de sirope de savia. Si compras otra marca, asegúrate que es auténtico sirope, ya que existen sucedáneos de sirope que nada tienen que ver con el sirope de verdad. El sirope se puede comprar en cualquier tienda de dietética.

  4. Rellenar el vaso con agua natural o fría. Elige una agua de gran calidad y de mineralización débil. Yo te recomiendo Lanjarón o Solán de Cabras.

Es necesario tomar cada día un mínimo de ocho a doce vasos de preparado de sirope. Para tu comodidad puedes prepararte botellas de 2 litros con el preparado y guardarlas en la nevera. O, si lo prefieres, puedes hacerte el preparado cada vez, de este modo aprovecharás más las cualidades del limón.

Opcionalmente, aunque es muy recomendable, podemos tomar una infusión laxante. Es muy importante que todos los días que dure la cura de sirope vayamos al baño. En una tienda de dietética pide una infusión laxante realizada en cultivo ecológico. Tomate un infusión antes de ir a dormir y otra por la mañana. Si vas bien al baño puedes eliminar la infusión de la mañana o la de la noche. Si no, sigue tomando las dos.

Durante la cura no hay que ingerir ningún alimento, no beber café, ni alcohol, ni fumar, ni tomar medicamentos u otras drogas ni ingerir algún tipo de complejo vitamínico. El preparado de sirope ya contiene todo lo que necesita tu organismo.

Es posible también, que durante este período sintamos debilidad o mareos. Esto no se debe a no tomar alimentos, sino a lo que la cura remueve y hace salir a la superficie. Por ejemplo, los órganos y las células eliminaran toxinas muy rápidamente, la primera reacción será soltar dichas toxinas en el torrente sanguíneo, esto puede hacernos sentir debilidad o mareo. Pero a medida que nuestro cuerpo vaya eliminando dichas toxinas por los diferentes medios, nos iremos encontrando mucho mejor y más fuertes. Si lo considera necesario, intente llevar una vida más tranquila y sin muchos esfuerzos durante los días de la cura.

1.- Exprimir medio limón.

2.- Añadir pimentón picante.

3.- Dos cucharadas soperas de sirope.

4.- Añadir agua natural o fría.

5.- Finalmente mezclarlo bien y tomar.

 

Terminar la cura

Aproximadamente al décimo día, nuestro cuerpo ya habrá gastado sus reservas y nos lo comunicará devolviéndonos el hambre. Es el momento de volver a comer. Como hicimos al principio, haremos una transición tomando cosas suaves y vegetarianas. El cuerpo tardará tres días en volverse a habituar a comer normalmente. Durante estos tres días, sigue tomando el preparado de sirope, pero reduciendo la dosis a medida que aumentas la cantidad de alimento ingerido, hasta que llegue el punto de no tomar nada de sirope. A continuación tienes un ejemplo de lo que puedes comer durante estos tres días de transición:

  1. El primer día lo más recomendable es tomar caldo de verduras en la comida. Depende de como te sientas de ánimo también puedes tomar alguna fruta suave triturada.

  2. El segundo día puedes tomar algo de fruta como manzana, mandarina o plátano, haciendo por ejemplo un pequeño desayuno y comida.

  3. El tercer día puedes tomar arroz integral con caldo de verduras. Fruta. Haciendo desayuno y comida, incluso también una cena suave a base de fruta.

Durante estos tres días no comas carne, pescado, huevo, pan, repostería, té, café o leche.

Es muy importante hacer esta transición y dejar que el cuerpo se vuelva a acostumbrar paulatinamente a comer alimentos solidos. Hay personas que después de haber realizado el ayuno completo siguen tomando el sirope y haciendo dieta, o un medio ayuno (solo desayunar y comer), comiendo comida vegetariana, de este modo alargan un poco más la depuración y la perdida de depósitos grasos.

Beneficios de la cura

La cura de sirope de savia y zumo de limón produce una gran autosanación del cuerpo y la mente. Esta es una pequeña lista de los beneficios que podemos obtener haciendo esta cura. Cada persona, puede experimentar mejorías en relación a su caso en particular.

  • Desintoxicación. Al realizar esta cura obtendremos una limpieza del cuerpo desde dentro, deshaciéndonos así de una cantidad enorme de toxinas.

  • Pérdida de peso. La cura puede hacernos perder de 5 a 10 Kg en 10 días. Si, lo has leído bien, nuestros depósitos de grasa van a vaciarse muchísimo, aunque éste no es el objetivo principal de la cura.

  • Consciencia corporal. La cura nos ayuda a recuperar el hábito de escuchar a nuestro cuerpo. Durante los días que dura la cura y después de ella uno toma consciencia de las verdaderas necesidades del cuerpo. Esto hace que después de la cura uno empiece a llevar una alimentación más sana y equilibrada. Tomando sólo la cantidad que el cuerpo le indica que necesita.

  • Claridad mental y paz. La desintoxicación que se produce en el organismo y sobretodo en los intestinos hace que recuperemos la claridad mental que teníamos antes y que todo nuestro organismo esté tranquilo y relajado.

En resumen

La cura de sirope de savia y zumo de limón consiste en tomar de ocho a doce preparados de sirope durante un período de siete a diez días, durante los cuales no se ingerirá ningún otro alimento. Antes y después de empezar la cura es necesario hacer una pequeña transición para que nuestro cuerpo se adapte a las nuevas condiciones. Es recomendable tomar una infusión laxante todos los días que nos ayudará a ir al baño. Durante este tiempo el cuerpo eliminará las impurezas y se regenerará mediante los mecanismos de autocuración que posee . Hay que tener claro también que ésta no es una cura de adelgazamiento sino una cura para depurar nuestro cuerpo eliminando las toxinas y aumentando considerablemente nuestra salud.

 

Recomendaciones

  • Sigue al pie de la letra todas las instrucciones.

  • Cómprate algún libro donde se explique con detalle este proceso.

  • Si puedes, contacta con alguna persona que haya realizado esta cura antes. Te sorprenderás porque hay mucha gente que la ha hecho.

  • Durante la cura no se pasa hambre física, pero podemos tener hambre psicológica. No dejes que tu mente te engañe o te tiente. Verás como después de la cura tu voluntad ha sido reforzada.

  • Si lo crees necesario consulta con un médico antes de realizar la cura. Busca un médico que entienda las curas naturistas y respete la milenaria tradición de la medicina natural.

  • Una vez pasados los tres días de transición final puedes volver a comer normalmente, pero intenta cambiar tu hábitos alimenticios si no eran muy buenos, porque sino, en poco tiempo tu cuerpo volverá a estar igual que antes de haber hecho la cura.

  • Realiza la cura con alegría, ten presente en todo momento que le estás haciendo un gran regalo a tu cuerpo y a tí mismo.

  • Si eres hombre, es mejor que durante la cura no tengas eyaculaciones. Ya que éstas producen una gran pérdida de energía vital y puedes sentirte muy débil después.

 

La cura de Sirope de Savia y Reiki

Podemos complementar la cura de sirope de savia con Reiki de manera maravillosa. Sería recomendable que durante la cura dedicáramos al menos una hora al día a encontrarnos con nosotros mismos, practicando la meditación y el autoreiki y buscando el silencio interior. Al no estar gastando nuestras energías en la digestión, nuestros sentidos e intuiciones pueden aumentar considerablemente. Con la meditación y el Reiki podemos sacar partido a todo esto y tener experiencias únicas y muy interesantes.

Dentro del autoreiki, hay una técnica de Reiki Tradicional Japonés que se llama Tandem Chiryo Ho o Técnica de desintoxicación que ayudará a nuestro cuerpo en el proceso de purificación y regeneración. Para realizar esta técnica primero conéctate con la Energía Universal y pídele que te ayude a desintoxicar tu cuerpo. Seguidamente pon una mano sobre el Tantien Medio (dos o tres dedos por debajo del ombligo) o sobre el ombligo y la otra mano en la frente. Mantén esta posición diez minutos. Yo siento más la necesidad de poner la mano derecha en el Tantien y la izquierda en la frente, pero en principio funciona de todas formas. Después de este tiempo, baja la mano de la frente y sitúala encima de la otra en el Tantien o en la espalda a la altura del Tantien. Permanece en esta posición 20 minutos. Durante este tiempo imagina como las toxinas abandonan tu cuerpo y este resplandece de luz, salud y alegría. Es recomendable hacer esta técnica al menos una vez durante la cura de sirope de savia.

Mi experiencia personal

Yo realicé esta cura por primera vez en la primavera del año 2007. En un principio me propuse cumplir con los diez días de cura. En cierta forma, apareció mi orgullo diciendo: “yo puedo aguantar los diez días”. Empecé muy bien, haciendo la semana vegetariana y los días de descenso rigurosamente. Al probar el preparado de sirope con zumo de limón y cayena pensé que esto iba a ser pan comido, ya que el preparado era delicioso y refrescante. Al fin llegó el día 0, el momento de dejar de comer. Yo esperaba pasar un poco de hambre, pero para sorpresa mía, no sentí nada de hambre. Pasaron así cinco días de cura, yo tengo tendencia a tener la presión sanguínea un poco baja, y durante la cura en algunos momentos me sentí mareado. Así que intenté llevar una vida más tranquila. Aunque seguí cumpliendo con mis obligaciones, dando clases y demás. La práctica de Chi Kung me ayudó a aumentar mi energía y mis fuerzas. Al quinto día, tenía programado un análisis de sangre, y decidí ir de todos modos. Esto me desbarató el asunto, ya que al día siguiente empecé a tener hambre, recordemos que esto es señal que la cura ya ha terminado. Así que al séptimo día lo dejé y volví a comer poco a poco. Al terminar la cura del todo, y tras haber comido un poco de carne, empecé a encontrarme muy bien, más fuerte, más ligero y con la mente mucho más clara y despejada. También a nivel energético, noté un aumento considerable de mi capacidad de canalización y vi aumentada mi sensibilidad con la energía, así como mi intuición.

Las instrucciones aquí dadas son meramente informativas y en ningún caso nos hacemos responsables del uso indebido de esta información.

Artículo escrito por Miquel Vidal.