Beneficios de la meditación

La meditación aporta grandes beneficios a quien la practica, desde relajación hasta cambios en la salud física considerables. Incluso existen casos de personas que se han curado de enfermedades muy graves meditando. A un nivel general, la meditación nos ayuda a encontrar la relajación y un espacio de paz interior, y llevar esto a nuestro día a día. Estos son algunos de los beneficios que nos puede aportar esta maravillosa práctica:

  • Relajación. El ritmo de vida de la sociedad actual nos causa muchos problemas, que a la vez se traducen en tensiones. Son millones las personas que necesitan medicación para una función tan natural como dormir. Si no nos sabemos relajar las tensiones se quedan con nosotros y van drenando poco a poco nuestra alegría de vivir. El primer paso en la meditación es aprender a relajarse. La relajación consciente nos ayuda a liberarnos de nuestras tensiones y a ver los problemas de otro modo. Con la práctica de la meditación no sólo aprenderemos a relajarnos en una habitación estando solos, sino también estando en cualquier situación como, por ejemplo, en medio de una discusión.

Recuerda que la postura en la meditación es muy importante, aquí encontrarás muchos tipos de cojines de meditación:

  • Salud. Estar más relajado cada día es enormemente valioso para nuestra salud. La meditación no sólo nos relaja, sino que además activa procesos autocurativos del cuerpo y de la mente. Veamos algunos ejemplos:

    • La meditación relaja la tensión muscular. Esto alivia el dolor automáticamente, aumenta la movilidad y permite que el cuerpo se relaje. La respiración, los fluidos corporales y los impulsos nerviosos fluyen con libertad.

    • La meditación disminuye la presión arterial alta. Cuando la tensión muscular se afloja, el cuerpo se vuelve más flexible y el corazón no tiene que bombear con tanta fuerza para enviar la sangre a través de venas y arterias. Cuando estamos en tensión, la sangre se espesa con colesterol, pero se hace más líquida cuando nos relajamos.

    • La meditación estimula el sistema inmunológico y la producción de glóbulos blancos. El sistema inmunológico se resiente cuando el cuerpo está en tensión. El proceso de curación funciona mejor cuando el cuerpo está relajado o durmiendo. La meditación acelera el tiempo de recuperación después de una enfermedad o una operación.

    • La meditación abre los conductos respiratorios cerrados. Resulta particularmente buena para personas asmáticas y alérgicas.

    • La meditación aumenta la circulación de la sangre hacia el aparato digestivo, la piel y el cerebro. Cuando estamos en tensión, el sistema digestivo se nos cierra y el torrente sanguíneo se dirige a los grandes músculos responsables del reflejo «hacer frente o escapar». La meditación le da la vuelta a este proceso y el aparato digestivo vuelve a funcionar correctamente otra vez.

    • La meditación tiene efectos drásticos sobre la actividad hormonal. Se trata de un descubrimiento complejo que todavía requiere una interpretación más ajustada. Obviamente, las hormonas relacionadas con la tensión disminuyen durante la meditación. El patrón de secreciones hormonales de una persona que hace meditación generalmente se parece al de una persona cinco o diez años más joven, lo que sugiere que las tensiones físicas de la edad no pesan tanto sobre la persona que practica la meditación. Las personas que hacen meditación son como las personas que están en muy buenas condiciones físicas, parecen más jóvenes de lo que son en realidad por su edad.

    • La meditación equilibra la actividad de los hemisferios izquierdo y derecho. Cada uno de los hemisferios del cerebro gobierna la coordinación motora del lado opuesto del cuerpo. Si un hemisferio es activo en exceso, el cuerpo puede tender a estar ligeramente inclinado, torcido o desequilibrado, lo que naturalmente crea tensión física. Las personas ansiosas tienden a tener o sentir nudos por todo el cuerpo. Dicho de una forma muy sencilla, el hemisferio izquierdo generalmente rige sobre el pensamiento mientras que el derecho lo hace sobre los sentimientos. Muchos de nosotros nos encontramos en un caso u otro. Tal vez pensamos en exceso todo el día o las emociones nos inundan, pero la meditación equilibra esa situación. La persona que practica la meditación es capaz de pensar con claridad al tiempo que mantiene sus respuestas emocionales.

    • Indicaciones sobre la salud en general. La evidencia médica sugiere que la meditación puede resultar especialmente eficaz en casos de insomnio, migraña, asma, dolor crónico, hipertensión, alergia o recuperación después de una enfermedad. Frecuentemente consigue buenos resultados con los desórdenes psicosomáticos de la piel, el aparato digestivo y el sistema nervioso.

  • Paz interior y armonía. La meditación nos acerca a un estado de paz y tranquilidad interiores. Aunque en nuestra vida haya mucho estrés y problemas, si somos capaces de dejar de pensar en ellos durante 15 minutos al día, nuestra vida se trasformará de una manera notable.

  • Concentración. La meditación cultiva la concentración y la atención. Más concretamente cuando nos convertimos en meditadores desarrollamos lo que se conoce con el nombre de "atención continuada". Es un estado donde los ruidos, los pensamientos, etc. no te hacen perder la concentración, sino que te ayudan a aumentarla. Y esto afecta a todo lo que hacemos, si nos concentramos mejor, trabajamos mejor, nos relacionamos mejor, etc.

  • Mejorar el rendimiento. Muchos profesionales como deportistas, bailarines, etc. utilizan la meditación para mejorar su rendimiento y su estado interior. Si eres futbolista y estás relajado y tranquilo las cosas te salen mucho mejor que si estás tenso y preocupado, es evidente, ¿no?

  • Inspiración y visión. Todo acto creativo surge de más allá de la mente. La mente no es creativa en ningún sentido, es buena analizando y solucionando problemas, pero es limitada a la hora de crear. La inspiración creativa viene de más allá de la mente. De la mente sin pensamientos o mente consciente, o como lo llaman en algunos países orientales la no-mente, de allí surge la creatividad. En todo proceso creativo, si podemos alternar la mente pensante con la mente consciente o no-mente, nuestro trabajo tendrá otra dimensión. La meditación estimula nuestro lado creativo del cerebro.

  • Calidad de vida. La relajación, la concentración, la creatividad... son aspectos que nos hacen ser más felices y disfrutar más de la vida. Aprender a meditar es sencillo, pero tenemos que dedicarle un tiempo diariamente si queremos disfrutar de todas estas ventajas.

  • Conciencia de uno mismo y terapia. La meditación nos ayuda a tomar consciencia de nosotros mismos. Impidiendo que nuestra mente divague, podemos poner nuestra atención hacia dentro y observar. También en meditación podemos sanar aspectos psicológicos, ya que muy frecuentemente, estando en meditación deshacemos nudos emocionales y volvemos a experimentar emociones reprimidas o estancadas para poder sanarlas.

  • Despertar espiritual. Se dice que la oración es hablar a Dios y la meditación es escucharlo. Si estamos inmersos en un proceso de crecimiento personal y de autoconocimiento, la meditación debe convertirse en un hábito como comer y respirar para nosotros. La meditación nos abre las puertas a la dimensión espiritual para que podamos reconectarnos con nuestra esencia divina.

¿Te gustaría aprender a meditar y obtener todos estos beneficios? Te proponemos nuestro Mini-Curso Online: Meditando con la Respiración. Este curso es una guía paso a paso de meditación, tanto para aquellos que quieran iniciarse y aprender a meditar como para los que llevan tiempo meditando sin conseguir los resultados esperados. Haz click en la imagen para acceder a las características del curso:

Artículo escrito por Miquel Vidal.